Arbitrar, Juzgar y Percepción

0
Árbitro dirigiendo
Árbitro dirigiendo

Los amantes del fútbol solemos emplear términos como los de árbitro y juez sin conocer muchas veces las diferencias que existen entre dichos conceptos ¿Se han parado ustedes alguna vez a pensar seriamente sobre la diferencia que existe entre arbitrar y juzgar?… Intentaré contestar a la pregunta:

Arbitrar, según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, es “hacer cumplir las reglas de un juego o deporte”. Arbitrar, como no, es la acción realizada por los árbitros encargados de hacer respetar el reglamento y tomar decisiones entre los deportistas en los deportes con oposición, en correspondencia con lo permitido por el reglamento.

Juzgar, según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, es “creer, estar convencido de algo en alguna materia”, Juzgar es impartir Justicia y ésta no es más que: “una Virtud que inclina a obrar y juzgar teniendo por guía la verdad y dando a cada uno lo que le pertenece.” Juzgar, como no, es la acción que realizan los jueces expresando un juicio de valor, calificando en unos casos (como en el Boxeo, Judo, Lucha, Gimnasia Artística) y en otros indicando o señalando, con o sin decisión, el comportamiento de algunas acciones que permite el reglamento como ocurre en el fútbol.

Después de clarificar los términos les aseguro que arbitrar es mucho más fácil que juzgar.

Por propia experiencia he de comentarles que Juzgar es dificilísimo, acertar durante noventa minutos es complicado, sobre todo si además tenemos que aguantar improperios, insultos y a veces agresiones cuando nos equivocamos.

Cada vez que el Juez/árbitro toma una decisión controvertida, entra en juego su percepción, debemos de tener en cuenta que la percepción que el árbitro tiene en el campo de fútbol, sobre una determinada jugada, puede ser diferente a la realidad. Percibir es “adquirir conocimiento del mundo exterior por medio de las impresiones que transmiten nuestros sentidos”.

Los árbitros debemos ver, interpretar y decidir en centésimas de segundo y, además, si tenemos suerte, debemos acertar. Cualquier Juez/Árbitro debe percibir una situación a enjuiciar, o sea, debe ver la acción, debe interpretar lo que ocurre, y por último debe aplicar el reglamento para sancionar o no el acto deportivo con la decisión o valoración adecuada. ¡Todo eso es centésimas de segundo!

Es normal que la gente nos proteste jugadas que ven de forma clara, lo que los aficionados no alcanzan a entender es que la posición del árbitro, y por lo tanto su percepción, es diferente a la suya. Seguro que si el árbitro estuviera en el lugar en dónde está la persona que “reclama” su decisión sería diferente. Es curioso estar arbitrando y observar como hay personas que “protestan” (como si les fuera la vida en ello) por ejemplo un saque de banda. Esas personas tal vez han visto de forma clara que el balón a traspasado o no la línea de banda, el problema es que el árbitro tal vez no lo ha visto o le “ha parecido” (percepción) otra cosa; lo que no hace, o no debe hacer nunca un árbitro es pitar “de oídas” o “por que le ha parecido”. El árbitro, con los elementos de los que dispone, debe estar seguro de lo que ha visto, aunque lo que haya visto no concuerde con la realidad por su particular percepción.

Nos guste o no nos guste es el árbitro (Juez) el que decide y hay que saber aceptarlo. En otras jugadas más polémicas (los penaltis) las protestas son, si caben, mayores y de “peor contenido”. Les aseguro que la mayoría de las veces el árbitro se encuentra mucho más cerca de la jugada que los espectadores, o los propios entrenadores y jugadores del banquillo. Una vez más queda demostrado que la “percepción” es diferente y en ella juegan factores como la distancia.

Me gustaría incidir en la “percepción” ya que en ella entran en juego variables como la edad, el cansancio, problemas físicos, experiencia personal, preparación…A veces se nos exige ver un penalti y en algunos casos ni tan siquiera se ven las líneas del área de meta. Se nos exige ver, desde 30 metros, el número del jugador que ha tocado el balón con las manos y en algunos casos su número apenas se ve a tres metros. Siempre se nos exige estar al cien por cien y tal vez ese árbitro, al que vemos por primera vez, es un árbitro novel que tan solo ha pitado dos partidos en su vida; tal vez ese árbitro ya ha pitado tres partidos ese mismo día, o ha dormido poco por problemas familiares o de salud, tal vez está griposo o tiene fiebre, tal vez ese día ha discutido con sus padres o con su mujer, quizás el día antes no le han renovado su contrato de trabajo, quién sabe…existen muchos factores que influyen en la percepción y sobre los cuales los aficionados, jugadores, entrenadores y directivos, jamás se paran a pensar.

Les puedo asegurar que es frustrante observar la violencia, dialéctica y a veces física, que muchos, de forma gratuita, ejercen sobre nosotros. Dicha violencia, a veces, se genera tan solo por que nuestra percepción ha sido diferente a la suya y por lo tanto nuestras decisiones no se corresponden con “la realidad” de la persona que “reclama”. Pese a ello, los árbitros de fútbol somos personas concienciadas con lo que se juegan los jugadores, entrenadores y los clubes y siempre actuamos de buena fe intentando impartir algo que todos deseamos: Justicia.

Por último tan solo me queda pedirles, una vez más, que aumenten su comprensión y respeto hacia los árbitros-Jueces de Fútbol, sin ellos, sin nosotros, no existiría el fútbol.

Ramón José Mulet Pacis.
Árbitro de Fútbol de III División.

Comment(0)

  1. En primer lugar, chapo por este escrito, creo que no se podía haber expresado mejor.

    Solo deseo añadir una cosa, que dentro de la percepcion entra el hecho de que los jugadores, entrenadores, aficionados, etc SIEMPRE ven las jugadas “con unas gafas del color de su equipo”, que siempre “barren para casa”.
    Los aficionados si ven a un delantero de su equipo caerse dentro del area SIEMPRE pedirán penalti, mientras que si el que se cae es el delantero contrario, el 95 % de las veces dirán que se ha tirado.
    En la interpretación ( de jugadores,aficionados,etc) lo primero que influye es los colores que defienden, luego influye su colocacóon o implicación en la jugada y finalmente otros factores como el cansancio o la ofuscacion (en algunos casos la ofuscacion puede subir al primer lugar).

    Es mi opinión cultivada en mis 15 años como árbitro, en los que me las he encontrado de mil colores.

  2. Un muy buen artículo, creo en la imperiosa necesidad de extender este comentario y debatir aun más sobre el tema.
    Me gustaría estar en contacto con ustedes y mejorar nuestro trabajo.

  3. Enhorabuena a Ramon por este articulo en el que refleja a la perfeccion las limitaciones fisicas que tenemos sobre el campo en cuanto a percepción de jugadas y lo que los aficionados no ven, las cosas que nos pueden llegar a afectar en nuestro arbitraje como los problemas familiares o personales. Un 10 para ti, ramon. Enhorabuena y saludos a todos los arbitros. Animo que la temporada ya está aqui. 🙂

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *